Alef

Alef es el símbolo de la unidad, del principio, del equilibrio, de la estabilidad. Es el vínculo entre los mundos superior e inferior, entre la tierra y el cielo, entre el mundo y el cosmos.

Es un VAV (6) entre dos YUD (10 + 10) y toda la fuerza divina que representa el 26, valor que corresponde al nombre divino YHVH. Alef es el poder de la energía primaria, el origen de todo. Simboliza la fuerza y la calma. Medita en Alef para acercarte a estas virtudes. El Sefer Yetzirah (Libro de la Formación) dice: «Él hizo reinar la letra Alef sobre el Aliento. La colocó y la combinó con todas las demás, y con ellas formó el Aire en el Universo, el templado en el año y el pecho en el alma”.

Meditar y enfocarnos en Alef nuevamente nos devuelve parte del equilibrio entre lo material y lo espiritual. Este equilibrio está representado en los elementos arquetípicos de la letra, como el mundo superior y el mundo inferior y su línea divisoria diagonal. La Alef no tiene sonido propio y su valor en gematria es 1, el número masculino que significa la fuerza divina penetrante, y que fertilizará otras letras para darles un sonido y crear el mundo material. Es por eso que Alef representa la esencia divina (La Sephirá Keter en el árbol de la vida).

También representa el elemento aire. Cuando le damos el lugar de lo divino a los bienes materiales y las cosas humanas, nos quedamos sin esta fuerza divina esencial de Alef, cuya falta hoy se evidencia en el mundo por la falta de aire y los problemas pulmonares. Sin aire la vida en el planeta no es posible, así como no es posible tener plenitud sin la conciencia divina de la Alef.

Horacio Zabala – Texto
Instagram

Tat Estrada – Imágenes
Instagram